La sombra del Poder: los periodistas y sus fuentes - La dialéctica de las imágenes

Lo más reciente

2 de octubre de 2017

La sombra del Poder: los periodistas y sus fuentes

La sombra del poder (State of play, 2009) es una película dirigida por Kevin MacDonald y protagonizada por Russell Crowe, Ben Affleck y Rachel McAdams. Cal McCafrrey (Russell Crowe) es un periodista de los de antes, de tinta y papel, que ve a través de las historias y encuentra conexiones que nadie más ve. Es un personaje entregado a su trabajo y corre peligro por conseguir sus objetivos; uno, salvar la reputación de su amigo (Ben Affleck), y dos, descubrir la verdad y publicarla para que el resto del mundo la conozca.



Della Frye (Rachel McAdams), en cambio, es una joven reportera de la nueva escuela que se dedica a la versión digital del periódico. Es una entusiasta e inexperta periodista que lucha por participar en los artículos y demostrar lo que vale por lo que no duda en gritarle a su jefa pidiéndole una oportunidad.

Las funciones de ambos, como periodistas e informadores, son investigar y transmitir la verdad. Ambos deben trabajar en equipo -algo que se les impone- y les resulta muy difícil de realizar. En su investigación, Cal encuentra una relación entre la declaración de una testigo que dice haber encontrado unas balas raras y el informe de balística. Sin embargo, no tienen ninguna prueba que demuestre si se trata de las mismas municiones.

En La sombra del poder (2009) vemos que los periodistas recurren a muchas fuentes y podemos observar como se relacionan con ellas. Se puede ver cierto nivel de corrupción y buena relación entre Cal y la policía o la forense.


Periodista: “¿Ha sido por temas de drogas?”

Policía: “Confirmado, pero lo negaré si hace falta.”

En la Morgue la relación es igual de buena puesto que Cal pulula por allí y hurga entre las cosas de una víctima y la forense no hace nada por impedirlo, sólo le reprocha que puede meterla en un lío. Gracias a que fisgonea entre los objetos personales del fallecido, encuentra la conexión que hay entre la primera víctima y la segunda.

Y no podemos olvidar su relación con Stephen Collins, viejo amigo y excompañero de habitación en la universidad, que es culpado por la prensa de ser el motivo que llevo a su amante al suicidio por lo que Cal le ofrece a su amigo desviar la atención del presunto suicidio de Sonia dándole otro enfoque criticando la poca seguridad que hay en el transporte público -una clara manipulación informativa-.

Esta película nos demuestra la importancia de tener una buena agenda de fuentes. Además, de la relación que pueda existir entre ellas y el periodista ya sea de testigo y confesor o que les unan más lazos como la amistad como podemos ver entre Cal y Stephen.

El periodismo siempre ha ido muy justo de tiempo. Siempre ha sido una carrera contrarreloj. Pero desde el boom de Internet tiene menos tiempo que nunca. Ante tan grande abanico de posibilidades cada día se lee menos prensa en papel pero, por otro lado, tanta diversidad puede ser buena. 

La evolución del sector periodístico nos lleva a la coexistencia del periodismo tradicional y el periodismo digital. En la película se puede ver muy bien diferenciado la vieja y la nueva escuela. El periodismo tradicional es representado muy bien en el personaje que interpreta Russell Crowe mientras que el periodismo digital es encarnado por Rachel Adams. Así pues esta película resulta ser un retrato perfecto de la situación mediática de los últimos años y la pugna entre papel y digital.


No hay comentarios:

Publicar un comentario